Tardecitas Acompañadas De Crochet

Tardes de CrochetCuando era una niña, y mi madre entendía que merecía un castigo, me enviaba a pasar la tarde con mi tía y sus amigas.

Era un grupo de mujeres muy mayores para mí, que pasaban las tardes hablando, riendo, merendando… mientras movían sin cesar una aguja de tejer al crochet.

-¿Otra vez aquí por buena, verdad angelito?- Me decía Paca, una vecina, mientras Marijose, la muchacha de mi tía, me ponía una silla a su lado. Hoy merienda especial, Continue reading